Conseguir seguidores para competir

Que las redes sociales son el elemento principal de eje comunicativo es una obviedad. Que no se puede pensar al marketing deportivo sin tenerlas en cuenta, también es una obviedad. La posibilidad de monetizar con las redes sociales no es una novedad. Pero qué pasa si estos tres conceptos se juntan en pos de solucionar uno de los grandes problemas del deporte argentino, el presupuesto y la falta de sponsors.

Durante las transmisiones de los Juegos Olímpicos que se están disputando en Tokyo se dio algo llamativo que es que Gonzalo Bonadeo, el periodista referencia de este tipo de evento, mantiene entrevistas con los deportistas argentinos después de sus competencias y les pide el Instagram para aumentar seguidores. Entonces, en vivo, el periodista comienza una campaña para que el público empiece a seguirlos. Esta práctica no se dio únicamente durante los Juegos Olímpicos, sino que se venía dando en competencias anteriores como por ejemplo en los Panamericanos de Lima 2019.

¿Qué permite esto? En primer lugar, mayor visibilidad del deportista, es decir que lo conozcan más y no sea solo algo pasajero del evento. En segundo lugar, si crecen en seguidores son más atractivos para las marcas, ya que los pueden considerar como influencers y esto implica una posibilidad más de ingresos para deportistas amateur que dependen de sponsor o de ayuda del Estado para poder competir en primer nivel.

Por supuesto que estos dos puntos escasean en Argentina, los sponsor se suman solo a deportistas que ganan y el Estado no brinda apoyo suficiente para que se puedan entrenar y viajar a competir como corresponde. Famoso fue el caso que paso hace poco, en el que el influencer Santiago Maratea consiguió fondos para que puedan viajar atletas a competir al Sudamericano de Guayaquil que clasificaba para los Juegos Olímpicos de Tokyo.

Que los deportistas tengan seguidores, permite llamar la atención de las marcas, pero también de agencias que hacen el contacto con esas marcas y generar ingresos que no estarían tan asociados a la competencia. Pensemos que para los Sponsor tradicionalmente les interesaba los momentos de competencia porque es cuando el deportista se muestra; ahora con las redes sociales, el deportista es visto sin estar en competencia.

Entonces podemos ver los casos de la nadadora Delfina Pignatiello o de la Leona Agustina Albertario que muestran, entre sus posteos, PNT de distintas marcas. La primera tiene 716 mil seguidores y la segunda 285 mil.

Y esto no sólo es importante por la ya nombrado, sino porque las marcas suelen asociarse al que gana o al que mejor le va, y el presupuesto del Estado se reparte, también, más para el que gana o el que mejor le va. Entonces juntar seguidores en Instagram y considerarse influencer toma otro valor, no tener que depender tanto de que le vaya bien en la competencia, principalmente porque los deportistas argentinos, por distintos motivos, están en desventaja en relación a los de otros países con mayor presupuesto y estructura.

Otro punto a destacar es que a quienes mejor les va suelen tener más seguidores o generar mayor cantidad de interacciones en redes sociales. Sino veamos el informe de Horizm sobre el aumento del porcentaje de interacciones de las cuentas de las selecciones durante la Copa América y Eurocopa. ¿Quiénes son las que tuvieron mayor crecimiento? Argentina e Italia, las campeonas de sus respectivos torneos continentales.

Las redes sociales, entonces, pueden ser utilizadas como un ingreso extra para los deportistas y equipos que no cuentan con tanto apoyo de sponsor y del Estado a la hora de competir. Incluso si analizamos el informe que brinda la Liga Profesional de Fútbol argentino, vemos que los equipos chicos cuentan con muy pocos seguidores y por qué no pensar que con un buen trabajo de CM, y quizás apoyo logístico de AFA y la Liga, puedan crecer en seguidores. Por ejemplo, Sacachispas, un equipo de tercera división de Argentina, trabajó tan bien Twitter que tiene más seguidores (73,5 mil) que varios equipos de primera división.

Por qué no imaginar que la campaña que hoy está haciendo Bonadeo sea también apoyada por entidades como el Comité Olímpico Argentino, que participe el Ministerio de Deportes de forma indirecta, brindar herramientas para que los deportistas tengan alternativas de subvención y no dependan de influencers o solamente ganar para que se sumen sponsor.

Comunicador social, trabajo en medios digitales. De River LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/leandrobraslavsky/ Twitter: @leandrobrasla

Comunicador social, trabajo en medios digitales. De River LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/leandrobraslavsky/ Twitter: @leandrobrasla